Boletín MeReC acerca del manejo farmacológico de la obesidad

merec

El National Prescribing Centre del Reino Unido ha publicado en su boletín MeReC un abordaje al manejo no farmacológico y farmacológico del sobrepeso y la obesidad. Brinda un análisis práctico acerca de los distintos fármacos en el tratamiento de la obesidad.

La siguiente es una traducción del resumen de “The drug management of obesity. MeRec Bulletin ”

Este boletín se focaliza en el manejo farmacológico del sobrepeso y la obesidad en adultos, basado principalmente en las guías clínicas del National Institute for Health and Clinical Excellence publicadas en el 2006. Se presta particular atención a la evidencia que apoya el uso de cada droga, además de otras consideraciones importantes.

Los cambios en el estilo de vida, principalmente basados en mejorías de la actividad física y en la dieta son los pilares del manejo de la obesidad. Estos deberían continuarse inclusive cuando se prescriben fármacos. Fomentar a las personas a realizar cambios pequeños y manejables en sus estilos de vida moviéndose un poco más y comiendo un poco menos, podría ser más beneficioso que intentos desde un primer momento de cambiar radicalmente la dieta y la actividad física.

Los fármacos deberían ser prescriptos sólo como parte de un plan global para el manejo de la obesidad.

Puede considerarse agregar tratamiento farmacológico a los cambios en el estilo de vida en aquellos pacientes que no hayan alcanzado la pérdida de peso pautada, o bien en aquellos que hayan llegado a una meseta a través de exclusivamente cambios dietarios, actividad física, y cambios conductuales.

Orlistat, sibutramina y rimonabant se encuentran actualmente disponibles para el manejo del sobrepeso y la obesidad. Cuando son utilizadas junto a una dieta hipocalórica y ejercicio, éstas drogas parecen tener un efecto modesto que produce, en promedio, una pérdida de 3 a 5 kg mayor que el placebo en un año. Algunas personas perderán más kilos que el promedio, pero algunas otras no perderán peso en absoluto o inclusive pueden aumentarlo. El tratamiento puede también utilizarse para ayudar a mantener la pérdida de peso.

Existen datos que indican que, comparado al tratamiento exclusivo con cambios en el estilo de vida, el orlistat sumado a cambios en el estilo de vida a los cuatro años reduce la incidencia de diabetes tipo 2 en personas con intolerancia a la glucosa. Sin embargo, no sabemos todavía si esto reduce la morbi-mortalidad al largo plazo. La sibutramina no está aprobada para ser utilizada por más de un año, y la licencia de producto para el rimonabant declara que su seguridad y eficacia no ha sido evaluada más allá de los dos años de uso.

NICE recomienda que el tratamiento con orlistat o sibutramina por más de tres meses debería ser tenido en cuenta sólo si la persona ha perdido al menos 5% de su peso inicial desde el comienzo del tratamiento farmacológico. El orlistat puede ser continuado por más de un año sólo después de haber discutido con el paciente los riesgos y beneficios de la droga.

La Medicines and Healthcare products Regulatory Agency (MHRA) ha reportado que la sibutramina puede aumentar la frecuencia cardíaca y la presión arterial. La MHRA también reportó que alrededor de 1 en 10 personas que toman rimonabant pueden padecer efectos adversos psiquiátricos y que alrededor de 1 en 100 pueden tener pensamientos suicidas. Alrededor de 1 en 4 pacientes que consume orlistat experimenta efectos adversos gastrointestinales.

La elección de la droga debería estar basada en consideraciones cuidadosas de los riesgos potenciales y los beneficios de cada agente en los pacientes de manera individual. La consideración de cada droga en términos de Seguridad, Tolerabilidad, Eficacia, Precio y Simplicidad de uso (STEPS) puede ayudar a los médicos a tomar una decisión informada acerca de qué fármaco utilizar.

Link. Pdf en texto completo

The drug management of obesity.April 2008. MeRec Bulletin

There are no comments yet. Be the first and leave a response!

Leave a Reply